En medio del huracán mediático despertado por la reciente decisión de los duques de Sussex, que estuvo precedido a su vez de la polémica del príncipe Andrés en relación al caso Epstein, la Familia Real continúa con su rutina con toda la normalidad que se puede esperar. Ayer, Eugenia de York fue a cenar al restaurante de un prestigioso hotel en el barrio de Mayfair, en Londres, una cita en la que se mostró muy sonriente y recuperó el que es, sin duda, uno de sus vestidos preferidos de los últimos años. Para conseguir reciclar de nuevo esta prenda sin repetir look, ha recurrido al que truco estrella de numerosas royals, entre las que destaca Máxima de Holanda.

eugenia-york-1zVER GALERÍA

La princesa se decantó por un look abrigado en tonos oscuros para resguardarse del frío de la capital británica, y optó por combinar abrigo negro con volante en el bajo y cinturón incorporado, medias del mismo tono y botas arrugadas similares a las que lució hace unos meses Carlota Casiraghi. La prenda más llamativa del conjunto fue el vestido que llevaba, un diseño de cuello a la caja y falda ‘mini’ en tono azul marino, de acabado satinado y con un curioso estampado animal. Está decorado con un patrón de tigres que, a su vez, cuentan con detalles florales. Se trata de una creación de la firma parisina Sandro, a la que recientemente han recurrido royals como doña Letizia o Victoria de Suecia.

– Lee también: Carlota Casiraghi lo confirma: el nuevo calzado estrella de las ‘royals’ son las botas arrugadas

Eugenia de YorkVER GALERÍA

Esta es la octava vez que Eugenia lo luce de manera pública, por lo que está claro que se ha convertido en su comodín tanto para la temporada de frío como para primavera. Siguiendo los pasos de Máxima de Holanda, reina del ‘reciclaje’, ha sabido darle aspectos muy diferentes al combinarlo con accesorios totalmente opuestos, demostrando que, a pesar de contar con un tejido muy marcado puede resultar totalmente versátil. De hecho, la primera vez que lo llevó fue en 2016, durante el funarel del duque de Westminster, donde le dio un aire más formal al sumarle abrigo de corte recto, tocado y stilettos sin medias.

– Lee también: El truco de Máxima de Holanda para renovar un abrigo de otra temporada

Eugenia de YorkVER GALERÍA

En 2018 optó por él en hasta 3 ocasiones, cada una con complementos distintos a la anterior. Por ejemplo, en una cena en Londres quiso romper con la monotonía de la paleta más oscura al sumarle abrigo camel abotonado y bufanda gris. Aquella vez sí llevó medias, pero en vez de calzarse unas botas escogió botines tobilleros de tacón bajo y cómodo, además de maxibolso, lo que aportaba mayor comodidad.