Nadie duda de que las dos benjaminas del ‘klan’ Kardashian saben cómo manejarse en redes sociales; Kylie Jenner ya puede presumir de haber alcanzado los 130 millones de seguidores en Instagram y Kendall es la modelo con más followers del  mundo. Los looks de maquillaje de los miembros de la familia que alcanzaron el estatus de estrellas de la televisión inspiran miles de tutoriales de belleza, de hecho; Kylie se ha convertido en la billonaria más joven hecha a sí misma según la revista Forbes gracias a su marca de cosméticos. Ahora, las hermanas se reinventan y triunfan en las redes con el selfie que nadie se esperaba: con la cara lavada y más naturales que nunca.

kylie-kendall-jenner-instagram

Si hace una semana Kendall Jenner demostraba que los complejos que sufrió debido al acné estaban superados, ahora es Kylie la que toma el relevo y comparte un selfie recién salida de la ducha y sin una gota de maquillaje. Y parece que sus fans adoran el lado más natural de las Jenner, pues la publicación de la empresaria ya alcanza los 6,5 millones de likes y los comentarios en los que le dicen lo “naturalmente bella” que es se suceden uno tras otro.

Aunque la joven haya decidido posar sin maquillaje, recurre a algunos trucos con los que embellecer sus rasgos como las extensiones de pestañas, un tratamiento que consiste en alargar de forma semi-permanente las pestañas gracias a postizos que aguantan alrededor de un mes intactos. Para prolongar el efecto, se pueden retocar cada tres semanas para mantener la longitud y la densidad siempre perfectas. Las cejas son otras de las claves para triunfar con un selfie sin maquillaje y es que, cuando están definidas y con la forma adecuada, tienen el poder de enmarcar las facciones y dar mayor intensidad a la mirada.

Además de resultar más cercana para sus seguidores, gracias a este tipo de fotografías la empresaria presume de otro rasgo muy favorecedor: las pecas, que muchas celebrities como Penélope Cruz dibujan en su rostro a propósito debido a su efecto rejuvenecedor. Estas pequeñas marquitas que suelen cubrir la zona de la nariz están asociadas a la época de la infancia y la juventud, razón por la que consiguen un aspecto fresco y ultrafavorecedor de forma instantánea.